domingo, 5 de febrero de 2012

Los aztecas, Manuel Yáñez Solana

chichenitza.jpg


Cusco, Muro Inca de piedra
Muro Inca de Piedra
Colección Enigmas de la Historia.Es una obra de divulgación y entiendo que como tal ha cumplido bien su cometido con citas y bibliografía abundantes.
Numeración Maya
La Azteca, junto con la Maya e Inca fueron las tres grandes civilizaciones existentes en la América Precolombina, cuya desaparición con la conquista española nos dejaron  una serie de incógnitas respecto a sus orígenes concretos, evolución y al parecer de sus conocimientos superiores en astronomía y otras materias.

Hernán Cortes y Moctezuma II
Los aztecas fueron un pueblo guerrero, emparentados, es decir, de la misma etnia que los indios americanos de la costa oriental, quienes, motivados por circunstancias naturales y climatológicas, glaciaciones y diluvio, emigraron hacia el sur. Particularmente, me parecieron interesantísimos los relatos y tradiciones de este pueblo basados en los fenómenos atmosféricos y cataclismo acontecidos en el planeta en tiempos remotos, la alusión a razas de gigantes, etc. Muchos de estos mitos y creencias fueron asimilados de otros pueblos y razas conquistados, tales como los olmecas, los mayas,…El esplendor azteca fue de unos trescientos años. Cuando la llegada de los españoles, la insaciable sed de sangre de los dioses aztecas, cuyo principal aprovisionamiento estaba en los guerreros vencidos y doncellas de los pueblos conquistados, favoreció el agrupamiento de éstos en torno a Hernán Cortés para luchar contra el sediento México.

La  pasividad de Moctezuma, emperador de los aztecas,  cuando llegó Cortés en 1529, quien por razón de su cargo era distinguido por su valor en la guerra y por sus grandes conocimientos en todas las parcelas del conocimiento”(El que habla), es otra de las cuestiones, para mí,  enigmáticas.Porque al parecer fueron numerosos los prodigios y símbolos que precedieron al arribo de los conquistadores y que para el monarca azteca supuso el cumplimiento de las predicciones del fin de su tiempo, el suyo y el de su mundo. ¿Determinismo?7 de diciembre de 1996