lunes, 15 de junio de 2009

La princesa de Cleves, de Madame de Lafayette

Tal como se indica en la introducción,''La princesa de Cleves” es una novela antigua, superior a los trescientos años,calificada como primera novela psicológica. Su autora, Madame de Lafayette, fue una noble dama de la corte francesa, coetánea del Cardenal Richelieu.

La historia se desarrolla en Francia; en los ambientes palatinos del reinado de Enrique II, hijo y sucesor de Francisco I. La protagonista es una mujer casada sin amor, como , al parecer, era costumbre en aquellos tiempos y entornos sociales; educada bajo una muy estricta moral y cuya madre, en el lecho de muerte, le dio recomendaciones y severas advertencias respecto a la fidelidad debida al marido.
El argumento es el amor apasionado de Madame de Cleves por un hombre que no es su marido. Amor correspondido por el fogoso galán; que no duda en recorrer kilómetros, renunciar o desistir de sus ambiciones políticas, dejando a un lado sus programados encuentros con la recién ascendida al trono, Isabel Tudor. Desde luego que la joven dama es una virtuosa señora, con una voluntad inquebrantable, que sobrepone el cariño y respeto por su marido al amor que profesa al Duque de Nemours, Jacobo de Saboya. Lo cual es aun más digno de admirar si tenemos en cuenta el ambiente corrompido de la corte francesa. Entorno donde los flirts y escarceos amorosos era casi obligados y practicados por casi todos; encabezados por los propios reyes, tanto el rey como la reina.
Quiero señalar que cuando la autora describía o relataba historias palatinas, en alguna ocasión, me “perdí”; dudaba del personaje concreto al que se estaba refiriendo. Por otra parte, también hay que resaltar que la lectura se hizo muy interesante al narrar hechos referidos a personajes históricos tan conocidos como María Estuardo, casada con el Delfin de Francia; o la influencia de Madame de Valentinois(amante de Enrique II), de Federico I, etc.

La novela, en resumen, resultó amena e interesante. Me gustó, aunque, en alguna ocasión, sobretodo cuando Madame de Lafayette analiza las acciones del Duque de Neumours, entiendo sus consideraciones algo cándidas. Porque resulta difícil concebir, en un individuo que estaba considerado por todos( y él mismo se tenía por eficaz conquistador),con una merecida reputación de donjuan, un cambio tan radical. 9 de septiembre de 1995.